PREGUNTAS FRECUENTES

  • Se ofrece alojamiento, manutención ajustada a las necesidades dietéticas y limpieza del espacio y menaje.
  • Se potencian las habilidades y cualidades de cada persona.
  • Se planifican actividades de ocio basadas en los intereses individuales.
  • Se realiza intervención individual y grupal que favorezcan la estabilidad de la persona y la convivencia en el centro.
  • Acompañamientos en las visitas médicas y administrativas que la persona requiera.
  • Apoyo y aseguramiento de la correcta administración de la medicación pautada por el psiquiatra de referencia.
  • Apoyo y orientación familiar.
  • Tarjeta sanitaria.
  • DNI.
  • Informes médicos.
  • Ultima pauta psiquiátrica.
  • Medicación para al menos una semana.
  • Certificado de discapacidad.
  • Sentencia judicial en caso de incapacitación.
  • Tabaco.
  • Productos de aseo.
  • Ropa para el tiempo de estancia.
  • Dinero para los gastos personales.

Sería conveniente que sí asistiera para ampliar la información, ajustar expectativas y crear un vínculo con el centro que pueda favorecer una colaboración en el proceso de rehabilitación de su familiar.

Si el residente prefiere venir solo por diferentes motivos o la familia no le puede acompañar se respetará la decisión de la persona, pero siempre se tratará de tener contacto con la familia lo antes posible para poder llevar a cabo una evaluación más completa y ofrecerle también apoyo.

En el caso de que la persona esté incapacitada legalmente es necesario que el tutor legal le acompañe el día de la incorporación para que pueda firmar el contrato de estancia y una serie de consentimientos necesarios.

Así mismo si la persona no está incapacitada y no quiere que exista relación o trabajo con la familia, o no posee vínculos familiares, esto no supone ninguna barrera para su entrada al centro.

Al igual que con personas que no estén incapacitadas, la estancia en el recurso es voluntaria, pero en el caso de personas con una incapacidad legal será necesario que el día del ingreso le acompañe su tutor legal porque este tendrá que firmar un contrato de estancia, así como una serie de consentimientos para poder realizar salidas de ocio, poder proceder a ingresos hospitalarios o recibir atención sanitaria si es necesaria y las salidas y entradas del centro.

Si esto no es posible, se gestionarán las autorizaciones por los medios adecuados en cuanto entre el usuario. (AMTA, por ejemplo, no acompaña nunca).

Sí, en la Residencias Grupo 5 con plazas privadas aceptamos cheques servicio de atención a la dependencia y nuestros profesionales pueden ofrecer orientación en los trámites a realizar. Llámanos y consúltanos tus dudas: 900 500 506

Sí, es necesario que mantenga una mínima adherencia al tratamiento farmacológico que garantice una estabilidad psiquiátrica, suficiente y necesaria para que pueda beneficiarse de las intervenciones y actividades del centro y pueda mantener una buena convivencia con el resto de residentes. Si en el momento en el que quiere entrar presenta una situación de inestabilidad psicopatológica se planteará retrasar la incorporación hasta que logre una mayor estabilidad.

No obstante, cada situación podrá ser valorada de manera individual por la dirección del centro. Ante la duda, se puede proceder a una visita previa para valorar la situación.

No hay inconveniente porque en el caso de nuevos residentes de las plazas privadas que no tengan un psiquiatra de referencia dispondrán de una atención psiquiátrica en la residencia.

Nuestro objetivo es ofrecer la mejor atención posible a las personas que asistan a nuestra residencia, por ello la coordinación entre los profesionales es una de nuestras tareas principales.

En aquellos casos en los que se produzca una descompensación psicopatológica o una situación de crisis psiquiátrica, el equipo de profesionales se coordinará con el Servicio de Salud Mental, o el psiquiatra de referencia, quien deberá tomar las medidas necesarias incluyendo la hospitalización si fuese precisa. En el caso de que la coordinación con el psiquiatra de referencia no fuera posible, bien porque ocurra fuera del horario habitual de atención o no estuviera disponible en ese momento y se considera que la situación de crisis requiere de una valoración psiquiátrica urgente, se procederá a llamar a los servicios de emergencia 112 informando de la situación de crisis psiquiátrica y solicitando que acuda un profesional médico para que evalúe el estado de la persona. Según su evaluación se procedería al hospital más cercano para valoración de un psiquiatra o de un ingreso si fuera necesario.

Todo este proceso será llevado a cabo por los profesionales del centro según protocolo establecido, el cual será revisado previamente y conocido y pactado con los familiares y la persona usuaria. Contamos con un Plan de Voluntades Psiquiátricas Anticipadas en el que se pueden acordar algunos puntos del proceso de ingreso psiquiátrico, de modo que sea lo más favorable posible tanto para el residente como para su familia.

Con el objetivo de favorecer la integración social y el mantenimiento de la red social y familiar de cada persona, se permitirá y fomentará que realicen o reciban visitas de familiares o amigos. El día de visita o salidas se acordará con el equipo técnico para que interfieran lo menos posible en el funcionamiento del centro o en la participación del residente en las actividades y programas del mismo. Asimismo siempre que los profesionales y familiares consideren que puede ser beneficioso, se podrán planificar salidas a casa para pasar fines de semana o periodos vacacionales.

Uno de los objetivos más importantes de nuestro centro es la autonomía de la persona. Si ésta lo necesita se ayudará a realizar una adecuada planificación y gestión del dinero. Si la persona es autónoma en esta área podrá disponer de su dinero como prefiera. Esto se acordará al inicio de la estancia. El centro puede custodiar el dinero de la persona independientemente de si se apoya en la gestión o no, pero no se hará responsable del dinero que no sea guardado por los profesionales.

El dinero que pueda necesitar para sus gastos podrá ser guardado de forma segura por los profesionales del centro quienes tras hacer una planificación mensual de los gastos con cada residente le apoyarán para hacer un gasto planificado y una administración adecuada. Se decidirá una asignación diaria de dinero que se le dará cada día para sus gastos.

Sí, la medicación la guardan los profesionales del centro y una vez a la semana, junto a cada residente, se le ayuda a preparar un pastillero semanal que igualmente guardan los profesionales y se encargan de dar la medicación según la pauta del psiquiatra.

Si la persona tiene autonomía en esta área, se podrá encargar de su medicación de forma independiente y si necesita un trabajo en este sentido, se le apoyará para que pueda tender a la mayor autonomía posible con respecto a todo aquello que incumbe a la toma de medicación (gestión de recetas, guardado de medicación, identificación de la misma, conocimiento de los efectos, estrategias para recordar las tomas, etc.).

En general es preferible que no dispongan de su propia televisión en la habitación para no fomentar el aislamiento y que utilicen la televisión del salón, no obstante, si la persona lo prefiere podrá disponer del mismo. En cuanto al ordenador, tableta o aparatos de música también se podrá hacer uso en su habitación de los mismos. Todo lo anterior será permitido siempre que esto no interfiera en el funcionamiento del residente y la participación en las actividades o en la relación con el resto y cumpla con las normas establecidas sobre el horario de utilización de las mismas.

Uno de los objetivos de la residencia es posibilitar el aprendizaje o mejora de las habilidades domésticas que les ayuden a aumentar su grado de autonomía, por este motivo se promueve la participación y colaboración en la medida de sus posibilidades y de acuerdo a su plan individualizado de atención en la realización de las tareas domésticas comunes de acuerdo a los turnos y organización que se establezcan.

Cada residente según su nivel de funcionamiento psicosocial y sus posibilidades, se ocupará de la limpieza y cuidado de su dormitorio, ropa y objetos personales, y colaborará por turnos en el resto de las tareas domésticas cotidianas de la residencia: limpieza de espacios comunes y baños, tareas del comedor, lavandería, etc.

Por supuesto, recibirán el apoyo, entrenamiento y supervisión necesarios por parte del personal. Con ello se pretende favorecer la participación activa en el funcionamiento de la residencia y no será nunca disminuir el trabajo el personal de cocina o limpieza de la residencia.

Nuestro objetivo en la residencia es que la persona que atendemos obtenga su máximo bienestar. Para ello trabajaremos de manera conjunta con ella y con la familia sobre objetivos muy concretos y bien definidos que nos permitan avanzar, siempre evaluando su evolución y su estancia en el centro.

En la residencia planificamos objetivos individuales que trabajamos a corto plazo y dentro del plan individualizado de atención es donde conjuntamente con la persona diseñamos los objetivos y acciones que llevaremos a cabo. Aquí es donde definimos si reducir el consumo de tabaco es una de las acciones a abordar.

En la residencia planificamos objetivos individuales que trabajamos a corto plazo y dentro del plan individualizado de atención es donde conjuntamente con la persona diseñamos los objetivos y acciones que llevaremos a cabo. Aquí es donde definimos si el adelgazamiento es una de las acciones a abordar. De cualquier forma, en la residencia trabajamos con una filosofía de bienestar en el que apostamos por la actividad física y el equilibrio en la alimentación.

En la residencia trabajamos cada situación personal a través de un plan individualizado de atención que evaluamos temporalmente su evolución de manera conjunta.

Nuestra residencia cuenta con protocolos de acciones ante situaciones concretas. Si se da el caso de requerir asistencia médica se atiende como a cualquier persona, asistiendo al centro de salud, a urgencias o llamando a emergencias dependiendo del caso individual que se presente.

Nuestros menús están adaptados a las necesidades de nuestros usuarios y se diseñan por un nutricionista que propone menús para mantener una alimentación equilibrada.

Las residencias Grupo 5 de salud mental son centros abiertos que se pueden visitar para conocer cómo son por dentro, los espacios exteriores con los que cuentan y la metodología de trabajo que desarrollamos. Os invitamos a concertar una visita llamándonos al teléfono gratuito: 900 500 506

También se puede hacer un recorrido virtual por varias de nuestras residencias: